En Tri Femenil, Christopher Cuéllar quiere evitar suspicacias con su padre

Sin hacer un nombramiento oficial, Christopher Cuéllar asumió el cargo de director técnico de la Selección Nacional Femenil tras el proceso de Roberto Medina.

El anuncio ha creado una serie de suspicacias por la relación del nuevo estratega con Leonardo Cuéllar, pues al ser hijo del ahora DT del América Femenil, las suposiciones sobre un manejo de convocatorias y los conflictos que su padre tuvo con seleccionadas no se han hecho esperar.

La relación de Leonardo con Charlyn Corral se desgastó hasta llegar al punto que la histórica delantera mexicana se retiró del combinado nacional en el proceso hacia los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016.

Aunado a esto estuvo el tema de Stephani Mayor y Bianca Sierra, quienes en el verano del 2017 acusaron a Leo, en entrevista con el New York Times, de actitudes homofóbicas por la relación que ambas sostenían.

Luego de no conseguir el boleto a la cita olímpica del 2016, la era de Leonardo finalizó para dejar el proyecto en manos de Roberto Medina que no consiguió llevar al Tri Femenil al Mundial de Francia 2019 ni a los Juegos Panamericanos de Lima 2019.

Ahora, Christopher tomó las riendas y en su convocatoria para amistosos de esta semana incluyó a Bianca y Mayor, pero Corral no fue contemplada por problemas de salud. Ante eso, el nuevo estratega asegura que no arrastrará ningún conflicto que su padre tuvo con las futbolistas, situación que ellas también entienden.

“Yo siempre pienso en México, las jugadoras que están convocadas son las que saben y pienso pueden hacer la función que quiero para mi sistema de juego, siempre voy a hacer eso”, comentó en entrevista con Mediotiempo.

Asimismo, pidió dejar a un lado las ideas de que su padre pueda organizarle convocatorias y sistema de juego, pues un análisis de la metodología de Leo, tanto en Selecciones Femeniles como con las azulcremas, puede mostrar la diferencia de los planteamientos entre padre e hijo.

“Creo que deben analizar los equipos, el juego y la cancha y pueden ver que nuestros equipos juegan diferente. No es el mismo trabajo de cancha, que analicen los juegos, el funcionamiento”, sugirió.

Es por ello que ahora Cuéllar está enfocado en su nueva meta: conseguir el boleto a los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, luego de que la última vez que México disputó dicha competencia fue en Atenas 2004.

“Tenemos que hacer valer ahora nuestras visorías, tenemos tres temporadas haciéndolo, las jugadoras son las mejores y debemos seguir trabajando a nuestro objetivo que es el Preolímpico“, manifestó.

​MEDIOTIEMPO

Leave a Comment