Pumas vuelve a apostar por una fórmula en el banquillo de éxitos escasos

Esta vez, la directiva encabezada por el presidente Rodrigo Ares de Parga ha decidido darle la oportunidad al exgoleador felino Bruno Marioni.

Salvo casos excepcionales, en Pumas las apuestas por un entrenador que antes fue jugador del club suelen ser inciertas y en la mayoría de los casos fracasan en su primer intento.

Esta vez, la directiva encabezada por el presidente Rodrigo Ares de Parga ha decidido darle la oportunidad al exgoleador felino Bruno Marioni, quien tiene la misión de empezar a ganar en la Liga luego de dos derrotas y dos empates en el Clausura 2019.

Y es que salvo el caso de Hugo Sánchez, otros entrenadores como el propio David Patiño no han podido consolidar el proyecto con un título de Liga pese que el estratega logró clasificar hasta Semifinales en el Apertura 2018 y fue el mejor visitante del torneo.

Por ejemplo, Ricardo Ferretti tomó las riendas de Pumas por primera vez en 1991, pero en su primera etapa no logró un título y el éxito le llegó hasta 2009 cuando los dirigió por segunda vez.

En torneos cortos, Pumas le ha dado oportunidad a exjugadores como Pablo Luna, Luis Flores, Rafael Amador, Enrique López Zarza, Miguel Mejía Barón, Raúl Servín, Javier Garay, Hugo Sánchez, Miguel España, Joaquín del Olmo, Antonio Torres Servín, Paco Palencia y el ahora cesado David Patiño. En ninguno de los casos, estos entrenadores pudieron tener éxito con títulos.

El caso de Guillermo Vázquez es otra de las excepciones, aunque sus primeros pasos como estratega no fueron tan convincentes para la directiva de aquel entonces porque no le dieron continuidad. Debutó en el Clausura 2006 como interino tras la salida de Miguel España y dirigió cinco partidos con saldo de dos victorias, dos empates y una derrota ante América antes de relegarlo a ser auxiliar del Tuca.

Tuvo que ser hasta su segunda etapa en 2010 cuando logró formar un equipo exitoso que fue campeón del Clausura 2011. En 2015 en su tercera etapa con el club, llegó a la Final pero la perdió contra Tigres.

A esto se suma que los números de los exjugadores convertidos en técnicos elegidos por Ares de Parga no llegan con las mejores credenciales, justo como sucede con Marioni que tiene saldo negativo con 20 derrotas, 16 empates y 14 triunfos en el Ascenso MX.

Palencia recibió su primera oportunidad como DT profesional con Pumas pero previamente había dirigido al Sant Cugat, un club que forma jugadores para el Barcelona. Fuera de esa experiencia no dirigió hasta que tomó a los felinos en el Apertura 2016.

Patiño empezó como interino y logró generar números que le dieron un 48 por ciento de efectividad con 140 victorias por 118 derrotas y 106 empates. Pero fue una goleada contra América en Liguilla y un mal inicio del torneo lo que le costó el puesto.

​MEDIOTIEMPO

Leave a Comment