Candidatos en campaña desdeñan plazas estratégicas para la economía

En 68 días de campaña, la mitad de las visitas de los candidatos a la Presidencia se han centrado en los tres estados con mayor cantidad de electores: Estado de México, la Ciudad de México y Jalisco, y un porcentaje mínimo en entidades cuya actividad económica las ha convertido en un “motor” del país, o en aquellas que, por el contrario, han quedado rezagadas.

Entre el 1 de abril y el 7 de junio, los cuatro aspirantes en la contienda han realizado 312 visitas a los estados, de las cuales, la mitad ha sido a plazas que concentran el 28% de los posibles electores a escala nacional.

En contraste, sólo el 8% de sus giras las han dedicado a la región del Bajío, que incluye a Guanajuato, Aguascalientes, San Luis Potosí y Querétaro, y constituye el corredor más importante de la industria automotriz y el principal generador de divisas para el país.

Caso similar ocurre con el sector turístico, minero y petrolero que han recibido poca atención por parte de los candidatos presidenciales.

“La gira y los gastos por la campaña son para buscar votos y no para sentar las bases de su proyecto económico, por ejemplo, al escuchar a la industria automotriz de cara a renegociación del Tratado de Libre Comercio de América el Norte (TLCAN), y que tal parece que le tocará atender al próximo gobierno”, señaló Fernando Barrientos del Monte, doctor en Ciencia Política e integrante del Sistema Nacional de Investigadores.

De acuerdo con la agenda reportada por los candidatos al Instituto Nacional Electoral (INE), sólo la Ciudad de México concentra casi 30% del total de las visitas de los candidatos. La capital del país es la segunda con la mayor cantidad de electores, con 7.6 millones.

El Estado de México recibió 8.7% de las visitas, pero tiene la mayor cantidad de electores, con 11.8 millones.

TURISMO

Entidades menos atractivas en términos de votos, pero estratégicas para la actividad turística, por ejemplo, también quedaron relegadas en la agenda de los candidatos. Baja California Sur, Guerrero y Quintana Roo, que concentran 30% de la oferta de cuartos de hotel a nivel nacional, apenas han recibido 3.5% de las visitas de los presidenciables.

De acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), el turismo aporta 8.7 de cada 100 pesos que se generan en México.

“Deja mucho que desear” el hecho de que no se acerquen a la base de los sectores productivos, señala Leticia Armenta, directora del Centro de Análisis Económico del Tecnológico de Monterrey.

SECTOR AUTOMOTRIZ

Fernando Barrientos del Monte apunta que la falta de acercamiento con los sectores productivos coloca a los candidatos, y en particular a quien resulte ganador, en una posición endeble para definir su estrategia de política económica para enfrentar con éxito desafíos como la renegociación del TLCAN.

Como ejemplo, insiste, está la exportación de autos desde el Bajío. “En esa zona hay muchas empresas automotrices que han venido a disminuir el desempleo, pero la política de Donald Trump de pegarle al sector automotriz puede detonar de un mes a otro un aumento en el desempleo y ahí los candidatos están fallando en no observar, en no acercarse a estas zonas porque, sea quien gane, van a tener que enfrentarse a un contexto internacional, a una guerra económica que está promoviendo la primera potencia económica”, afirmó el también profesor de tiempo completo de la Universidad de Guanajuato.

Proyecciones de la industria automotriz indican que para 2020 la región del Bajío fabricará 50% de los autos en el país. Actualmente México es el séptimo fabricante de vehículos a nivel mundial y datos de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA) muestran que el sector genera 3.2% del Producto Interno Bruto (PIB).

MINAS Y PETRÓLEOS

“Otro ejemplo -apunta Barrientos del Monte- son las mineras en las zonas centro y norte del país. Si Estados Unidos empieza a poner a aranceles a estos productos y, por ende, a estas zonas mineras, va a generar desempleo y no se están acercando los candidatos a estas zonas para conocer lo que está sucediendo”.

Destaca la poca atención que en 68 días de campaña han dado los cuatro aspirantes presidenciales a Campeche y Tabasco, dos entidades cuya actividad económica tiene un fuerte vínculo al sector petrolero, pero que en 2016 (el dato más reciente del Inegi) se desplomó en medio de la caída de los precios internacionales del crudo.

Campeche, con poco más de 642 mil electores que representan 0.7% de la lista nominal a nivel nacional ha recibido en una sola ocasión la visita de Ricardo Anaya y José Antonio Meade.

Tabasco, con un electorado de 1.7 millones, 1.9% del total en el país, ha recibido en una ocasión a Andrés Manuel López Obrador, quien es originario de esa entidad, y al candidato José Antonio Meade.

EL SOL DE MÉXICO

Leave a Comment