El Patíbulo

PINACHO

Por Alberto Unda

 

El asunto de la basificación de plazas, pálida muestra de la corrupción en los poderes Ejecutivo, Legislativo y Judicial

No conformes con dejar en banquitos, -igual que los roba-llantas abandonan los vehículos que desvalijan-, las finanzas y administración de  la estructura de gobierno, quienes estuvieron al frente de los poderes: Ejecutivo, legislativo y judicial,  durante su gestión al frente de estas instancias, utilizaron los presupuestos para enriquecerse desmesuradamente,  y antes de dejar, –muy a su pesar- los cargos que ostentaron, se agandallaron y vendieron, negociaron o para  quedar bien con sus “amistades”, repartieron plazas de base a quienes trabajaron con ellos como empleados de confianza o como funcionarios en niveles de mandos medios, simplemente tuvieron el dinero para comprarlas.

La irregular asignación de bases con el nivel 13-C que es el más alto dentro de la burocracia estatal, la perpetraron estos individuos sin importarles en lo más mínimo el daño económico y laboral que iban a provocar.Total todos se fueron como el “Señor de las Ligas”, forrados del dinero público del que ilícitamente se apoderaron y no conforme con ello, tuvieron la desvergüenza de asestar una última puñalada trapera a mujeres y hombres que por los años de servicio cumplidos, les correspondía el derecho de tener como recompensa una base, que por años se les ha negado.

Hasta hace muy poco los afectados con este tipo de arbitrariedades, aceptaban sin chistar, el arrebato de la basificación de plazas a las que tenían derecho.

Ahora, inconformes con la venta de garaje que ocurrió en los tres niveles de gobierno, los afectados que por años ilusamente esperaron contar con una base, aunque fuera de nivel inicial, se enteraron con tristeza y coraje que los más altos funcionarios del gobierno estatal, coludidos con los dirigentes sindicales, vendieron más de mil plazas, con precios que fueron de los 200 a los 300 mil pesos, por cada una.

Este asunto de la basificación es apenas una pálida sombra de lo que fue un sexenio de galopante corrupción, lujo, dispendio, vehículos blindados, escoltas, y múltiples negocios, tráfico de medicamentos, enormes cuentas sin pagar y para acabarla de amolar, una sucia venta de plazas.

Esta irregular situación, tiene que ser investigada porque fue un número elevado de trabajadores que resultaron afectados por esta maniobra.

En este negocio se sabe tuvieron destacada intervención dirigentes y delegados sindicales, quienes en lugar de velar por el interés de sus representados, se hincharon los bolsillos y otros hubo que solaparon la irregular e ilegal asignación de plazas, porque muchas fueron asignadas a sus familiares.

El gobierno del estado, está obligado a aclarar el destino de las más de mil plazas que se sabe fueron negociadas a trasmano a precios exorbitantes, y que llegaron a costar hasta 300 mil pesos.

La base trabajadora exige conocer qué sucedió y en manos de quién o quienes, quedaron tanto las plazas, como los millonarios recursos que la ilegal venta generó.

La reforma educativa no se aplica en Oaxaca, menos se hará con el Nuevo Modelo, armado por la dupla: Peña-Nuño

Pues nada que ni el señor Enrique Peña Nieto ni uno de sus alfiles para el 2018, Aurelio Nuño Mayer, ya no tan flamante secretario de Educación Pública, por el desgaste sufrido al tratar de imponerse a la CNTE, parecen darse cuenta que su Reforma Educativa y ahora su pomposamente denominado Nuevo Modelo Educativo Nacional, al menos en Oaxaca, no caminan al paso que ellos presumen, avanza a nivel nacional.

Ni el IEEPO es nuevo IEEPO, ni las hordas normalistas que en realidad son escuelas de preparación de cuadros de la hamponezca Sección 22, detienen sus ataques a la ciudadanía oaxaqueña y en lugar de permanecer en las aulas, estudiando para en un futuro cercano cumplir su responsabilidad de dar clases.

En la Sección 22 de la CNTE quizás porque están estrenando dirigencia en el Comité Ejecutivo Seccional, han preferido mantener su luna de miel con el gobierno del estado y aún no muestran su faceta de rudos y beligerantes.

Sin embargo ya anunciaron su total rechazo al nuevo modelo educativo, anunciado por Peña Nieto y Nuño Mayer, el pasado lunes.

Palabras más, palabras menos el secretario general del Cártel 22, Eloy López Hernández, anticipo de manera contundente el rechazo total del magisterio oaxaqueño, al agregado hecho a la reforma educativa Peña-Nuño y que según este par, el nuevo modelo educativo presentado en Palacio Nacional, es lo más avanzado para tener en México, un buen y eficiente sistema educativo nacional.

Para el dirigente magisterial, el nuevo invento de la mancuerna Peña-Nuño, no pasa de ser un mamotreto que solo busca el lucimiento mediático de sus autores, pero que muy difícilmente se hará realidad porque no pasa de ser un sueño “guajiro”.

El Nuevo Modelo Educativo, producto de la mal llamada Reforma Educativa, solo representa un proyecto más de beneficio empresarial y no común, dijeron los “trabajadores de la educación” de Oaxaca

Ya encarrerados, los del Cártel 22, advirtieron que mientras el gobierno no considere las verdaderas circunstancias en las que se encuentran las escuelas del país, principalmente de los estados del sur, en infraestructura, planes, programas, condiciones sociales, políticas, económicas, en orografía, respeto pleno a su vida comunitaria, lenguas originarias, usos y costumbres, cualquier modelo educativo disfrazado de un discurso emotivo, será rechazado por la CNTE.

Para rematar los de la 22 consideraron el nuevo modelo educativo, como “una nueva falacia de Enrique Peña Nieto”, y advirtieron: “nos mantendremos en resistencia a la Reforma Educativa, fortaleciendo nuestra educación alternativa y forjando la democratización del país”.

Ante este panorama, surge la duda enorme de porque la mancuerna Peña- Nuño, siguen sin darse cuenta de que seguirán inútilmente gastando millones y millones de pesos, para mantener una reforma educativa con todo y su nuevo modelo, que por lo menos en Oaxaca, sigue sin caminar.

En tanto, siguen día tras día, los trogloditas integrantes de las 11 escuelas (Anor)males, haciendo de las suyas e incrementando sus exigencias, aprovechando ventajosamente la disposición del gobierno estatal de abrir vías para construir un dialogo permanente.

Ahora resulta que no son 700 plazas de maestros que exigen los (anor) males, sino 1300 lugares, así como útiles, materiales y becas… más lo que se acumulen en los próximos días.

Total que con los del Cártel 22 y sus porros normalistas, el fracaso de la reforma educativa y el nuevo modelo educativo, anunciado por el señor Peña y uno de sus consentidos para el 2018, Nuño Mayer, está a la vista, con el grave perjuicio para la formación educativa de casi un millón de niñas, niños y adolescentes oaxaqueños.

Hay asuntos que dejan de ser exclusivamente personales cuando involucran a funcionarios públicos

Es cierto, nadie que conduzca un vehículo lo haga en sus cinco sentidos o bajo el influjo de algún enervante, estamos exentos de tener un percance automovilístico, pero cierto también es, que un hecho de esta naturaleza cobra relevancia si los protagonistas son funcionarios públicos y por ello a diferencia de otras personas, amparados con influencias e impunidad.

Tal fue el caso concreto de Carlos Heliodoro Díaz Aguirre, quien provocó un penoso incidente, donde hubo cuestiones adicionales que convirtieron el suceso, en un hecho profusamente difundido en redes sociales y medios de comunicación lo cual permitió a la opinión pública, conocer varios detalles: Nuevamente se impuso el influyentismo, la impunidad y la complicidad.

Luego de provocar el percance que pudo ser de fatales consecuencias, el irresponsable junior Yoyito Díaz Aguirre, en lugar de haber sido mínimamente sancionado como marca la ley, con 72 horas inconmutables de arresto, tranquilamente se fue a su domicilio, porque así se lo permitieron, las autoridades quienes solícitamente llegaron a apoyarlo.

Yoyito Díaz, se marchó del lugar de los hechos, donde dejó dos personas lesionadas, daños a vehículos incluyendo el suyo que lucía placas especiales para autos de personas con capacidades diferentes y una barda perimetral destruida, dejando el arreglo del pago de daños a terceros, en manos de los abogados de su papi.

Todo eso lo permitió la autoridad competente, porque Carlos Heliodoro, no era un ciudadano de segunda o de tercera, sino subdelegado de la Secretaría de Desarrollo Social, del Gobierno de la República, en tanto que su acompañante, Edith Díaz Ordaz, ocupa el cargo de Directora de Enlace del Consejo Oaxaqueño de Ciencia y Tecnología (COCyT)

Este caso como infinidad de otros que cotidianamente ocurren no hubiera tenido consecuencias negativas para Carlos Heliodoro, de no haber sido por los usuarios de teléfonos celulares y a la vez de redes sociales, quienes a pesar de la hora dominical, en la que ocurrió el percance, estuvieron a la altura del deber ciudadano y difundieron masivamente lo ocurrido.

Los memes, tuits y selfies inundaron las pequeñas pantallas, mostrando al funcionario federal y a su acompañante, plácidamente dormidos en el interior vehículo accidentado. Entrada la tarde, casi 10 horas después del percance, Carlos Heliodoro, se tomó la molestia de enviar un mensaje, donde reconocía haber protagonizado un incidente vehicular y anticipaba que el hecho podría servir para satanizarlo con tal de darle un cariz distinto a algo que a cualquiera puede ocurrirle.

La buena estrella de Carlos Heliodoro, al menos de momento perdió brillo, el lunes 13 al día siguiente del “incidente” los medios de comunicación dieron a conocer que el propio Secretario de Desarrollo Social del Gobierno Federal, Luis Enrique Miranda Nava ordenó el despido de Díaz Aguirre, como subdelegado de la dependencia en el estado de Oaxaca.

La reacción del funcionario fue así, porque el “incidente” y todos sus pormenores, se difundieron masivamente, y se entiende que llegaron al propio despacho de Miranda Nava, quien para no generar mayor ruido, decidió cortar por lo sano y dispuso la separación del cargo que ostentaba Carlos Heliodoro.

En cambio, tuvo mejor suerte su  acompañante Edith Díaz Ordaz, directora de Enlace del  Consejo Oaxaqueño de Ciencia y Tecnología (COCyT) pues quien no dijo esta boca es mía, ni movió un dedo, fue el director general del Paulo Tapia Palacios, quien seguramente para no incomodar a su colega la directora del CECYTEO, María Luisa Matus Fuentes, mamá de Igmar Francisco Medina Matus, oficial mayor de la LXIII legislatura y pareja sentimental  de Edith Díaz Ordaz, pues hasta donde se sabe, Paulo, la mantiene en el puesto.

Tiene razón el ex delegado de Sedesol en Oaxaca, cada quien es libre de hacer de su vida un papalote, lo que se cuestiona es que se haga al mismo tiempo aprovechando la situación de privilegio e influyentismo, lo cual da pie a ciertos funcionarios públicos, seguir haciendo de las suyas, como si no pasara nada.

Ante estos hechos, cabe preguntar, hasta cuando seguirán permitiéndose hechos de esta naturaleza, que siguen demostrando que el influyentismo, exceso de tolerancia y complicidad, aún no han sido desterrados, del ejercicio de la función pública.

Leave a Comment